miércoles, abril 21, 2010

Otros volcanes




La ciudad de Baños (la que se ve en las fotos), es una pequeña localidad ecuatoriana, donde viven alrededor de 15.000 personas, y que cuenta con gran afluencia de turismo nacional e internacional durante todo el año. Esta pequeña ciudad se encuentra a una altura de 1.800 msnm, a unos 5 km al norte en las mismísimas faldas del volcán Tungurahua (en quichua, Garganta de fuego).

El volcán Tungurahua es un estratovolcán activo, y el 15 de julio de 2006 erupcionó. La actividad inició con temblores constantes, explosiones, emisiones de ceniza y caída de rocas. La poblaciones de Pelileo, Baños, Penipe, y otros cantones de las provincias de Chimborazo y Tungurahua estuvieron en máxima alerta durante más de un mes de actividad volcánica. Se reportó que flujos de lava llegaron a dichos pueblos; la ceniza destruyó cultivos y calcinó animales. El volcán también dejó escapar inmensas cantidades de rocas ardientes y cenizas. En el transcurso de la noche, la totalidad de la provincia del Tungurahua, incluyendo Ambato, Pelileo, Baños y la provincia del Chimborazo, incluyendo Riobamba y Penipe, fueron cubiertos de capas de rocas y cenizas.

Así se narra la historia de actividad volcánica del Tungurahua del 2006, que no ha sido la única a lo largo de la historia, y que no sólo puso en alerta, si no que expulsó a centenares de familias, cuyos ingresos provienen exclusivamente de los cultivos y crianza de ganado, de sus tierras.

Todavía recuerdo las historias que me contaron mis compañeras de Riobamba (a 1 hora y media de Baños) sobre aquellos meses trágicos en los no tenían una vida normal.

Todavía recuerdo, en 2009, como, viviendo en Riobamba, nuestros ojos a menudo se ponían acuosos porque nos llegaba una ligera ceniza del Tungurahua, sin erupcionar, pero expulsando un leve polvo que nos incomodaba durante semanas.

Seguro que aquellas personas que inhalaron sustancias nocivas en 2006, y que todavía las aspiran intermitentemente, se asombran de los efectos del volcán islandés en las vidas de millones de personas de estos lares.

Espacio aéreo bloqueado, caos aéreo, caída de la bolsa de valores, pérdidas millonarias, gente "atrapada" en el mundo... Todavía pienso en las personas islandesas cuyas rutinas y vidas se han visto poco afectadas, a mi parecer.

¿Será normal en el futuro que la falta de comunicaciones se defina como una catástrofe?

¿Será normal en el futuro que las alteraciones de la bolsa se considere más relevante que la propia vida de las personas?

Educación en valores III - Child friendly Initiative

Educación en valores II - 15 días en agosto

viernes, abril 16, 2010

Educación en valores I - The Fun Theory

video

Felicidad extrema


Una felicidad extrema me inunda cuando me encuentro rodeada de viejos amigos y amigas. Me siento en mí misma, te sientes tú, yo me siento yo.

Cuando vienes de allá, o vives acá y no fluyes en el lugar, los reencuentros con tu gente te brinda la emocionante sensación de la comodidad comunicativa social.

El día que sepamos apreciar todas las liviandades que nos ofrece la vida, quizá sea demasiado tarde.

miércoles, febrero 24, 2010

Amistades que importan


La vorágine "inevitable" a la que nos lleva el modelo de vida moderno y Occidental actual es sin duda una de las preocupaciones actuales de mucha gente que, como tú y como yo, no somos insensibles a la comunicación social con nuestras amistades como punto súper importante en nuestro crecimiento personal.

Hay que darse cuenta, hay que observar aquellas situaciones que nos observan desde la Luna pensando: ¿qué le pasa a esta gente? ¿por qué se olvidan de "cosas" súper importantes como la familia, las amistades, etc., quienes, por cierto, no son "cosas"?

Todas/os vivimos momentos de inflexión en la vida, son imprescindibles, a veces son los únicos instantes que nos hacen despertar y abrir nuestros ojos y nuestros corazones a la vida. La carencia de cariño y amor, la insatisfacción personal de un trabajo, la aflicción por la nostalgia y el recuerdo de seres que ya no están, de lugares y momentos que añoramos, y otras circunstancias nos conducen a parar y meditar, sentir, querer, amar y, sobre todo, comunicar nuestro amor a la gente que más estimamos.

Luego de expresarles explícitamente a las personas que más queremos nuestra estimación por ellas/os, cabe ir un poco más allá y encontrar en esa "vorágine inevitable" momentos humanos que compartir con ellas/os y que nos hagan crecer y sentirnos vivas/os.

Yo estoy en ese camino, en el de retomar relaciones de amistad algo descuidadas tras mi experiencia fuera durante bastantes meses.

Te animo a que tú también lo hagas.

jueves, diciembre 17, 2009

75 jóvenes ecuatorianos padecen el desarraigo desde cárceles de Madrid

DIARIO EL COMERCIO, ECUADOR 12/17/2009

Roxana Cazco. Corresponsal en Madrid

Lo primero que sorprende son sus edades. La mayoría no supera los 23 años. Piel canela, bajos de estatura, pantalones anchos y camisetas grandes. Lucen como cualquier chico de su edad. Casi todos los 60 internos ecuatorianos de la cárcel madrileña de Alcalá Meco, 31 km al norte de Madrid, son muy jóvenes. Muchos, así lo admiten, son producto de una dramática y frustrada emigración.

La Secretaría Nacional del Migrante (Senami) del Ecuador llevó a este centro penitenciario la jornada Todos somos migrantes, a propósito del Día Internacional del Migrante, que se festeja el 18 de diciembre. Fue una invitación para los 60 ecuatorianos internos y para las 15 compatriotas del centro penitenciario Madrid 1, también en Alcalá Meco.

1 600 presos
originarios de Ecuador cumplen sentencia firme en centros de reclusión de España.
Conforme pasa el tiempo, el ambiente en el polideportivo de la prisión se distiende. La inmensa bandera tricolor, que pende de unos cables a ras del techo, recibe a los internos. Y después a las mujeres. Primero asombro. Muchos no han tenido contacto con el sexo opuesto en meses. Miradas cruzadas, risas. Cuesta acercarse. Después se rompe el hielo.

El Himno Nacional arranca de cuajo el llanto de varias compatriotas. Y afloran los recuerdos de la adolescencia en colegios de Ecuador. Emotivos ‘Viva Ecuador’ y varios ‘Viva Quito’ resuenan. La emoción estalla.

El programa de la Senami consistió en un campeonato de ecuavóley, almuerzo con comida típica –se distribuyeron platos de ceviche y llapingachos-, baile y un espectáculo musical.
Cuando pocas cosas pueden alegrar si se cumple una condena de nueve años por tráfico de droga, actos como este para estos compatriotas saben a gloria.

Según la Senami, 1 600 ecuatorianos cumplen condena con sentencia firme en cárceles españolas, sin contar la Generalitat de Cataluña. Esta no ha proporcionado la información solicitada por el Gobierno ecuatoriano. Tampoco constan en esta cifra los connacionales en prisión preventiva y sin sentencia. Solo en Alcalá Meco, un alto número de connacionales cumple la preventiva.

El centro divide a los internos en dos grupos: de 18 a 21 años (menores) y adultos. La mayoría de los mayores está preso por gran tráfico de droga, generalmente de país a país. Mientras que los menores por robo, pequeño tráfico y lesiones. Esto último está usualmente ligado a actividades en ‘bandas latinas’. Delitos graves, como asesinatos, son excepcionales en el colectivo ecuatoriano.

El fracaso escolar fue el inicio de la espiral de problemas y frustraciones de muchos de los jóvenes compatriotas allí internos”, resume Santiago, educador del centro penitenciario que prefiere no revelar su apellido.

Él ha visto una y otra vez estos casos durante las entrevistas de ingreso al centro. Y reclama que la sociedad no hayan podido responder a las necesidades y problemas de menores, arrancados de su entorno en el Ecuador.

Tras la deserción escolar y la ausencia de los padres –muchos tienen solo un progenitor en España y el otro en su país- viene la calle. “El chaval crece en la calle. ¿Quién está en la calle? El fumador de porros y las bandas. Se incorpora en ellas buscando refugio y protección y después es muy difícil salir”, añade el psicólogo.

Las historias de los internos avalan las afirmaciones del educador. “Yo estaba siempre solo y mi mamá trabajaba todo el día. No hacía nada y opté por el peor camino”, dice William Solís, de 22 años. “Si al menos hubiera estado el viejo para poner mano dura”, completa Luis Pavón, ex miembro de los Latin King (LK).

Un grupo de chicos entre 20 y 23 años se une a la conversación y asiente con la cabeza. Hablan del desencaje en la escuela, de no sentir pertenencia. “Este nunca será nuestro país”, agrega Juan, de 19 años. Luis añade. “Nunca sentí que este fuera mi lugar, el sueño de todos es volver a nuestro país”. La mayoría lo hará al salir de prisión. Todos quieren una casa propia y la mayoría, un negocio. El más pequeño una discoteca en Guayaquil, el mayor uno relacionada con su oficio de electricista.


Programa en Aranjuez

La Senami llevó el mismo programa al centro penitenciario de Aranjuez y homenajeó a 120 presos ecuatorianos. Esta cárcel alberga a la mayor cantidad de reos ecuatorianos de todas las prisiones españoles.

La Senami busca con estos actos iniciar programas de apoyo y reinserción específicamente con los internos ecuatorianos.

Marisa Alonso, subdirectora de Tratamiento del centro de detención madrileño de Alcalá Meco, destacó que “el comportamiento de los internos ecuatorianos es muy tranquilo”.

jueves, diciembre 03, 2009

Palabras para pensar


La vida me enamora, me bailo y la bailo, el alma, el corazón y la mente no están siempre tranquilas, pero sólo cabe ser paciente a que todo llegue.

Alguien hoy me hizo pensar en porqué "Todos los días la gente se arregla el cabello, ¿por qué no el corazón?."

A mi se me ocurre responder a su pregunta que con el tiempo, con paciencia, prudencia y reflexión, las personas sabias logran entender perfectamente su corazón y su alma, y los sufrimientos y placeres que le provoca la sociedad que le rodea... Para todo hay que escucharse y entrenarse, así pues, el corazón también se puede "peinar", "cuidar", "arreglar", poner "productos" para prevenir enfermedades". Sólo hay que probar a escuchar y entender nuestro corazón.